Joost Scharrenberg

Mindfulness Teacher and Growth Hacker
comprar viagra | comprar cialis | comprar clomid | comprar xenical | comprar levitra

Sacar las máscaras

¿Alguna vez has pensado que vives la vida de otra persona? Como si estás actuando, presentando un papel que no sientes 100% como el tuyo.

Vivimos a menudo en la apariencia, utilizamos máscaras … y muchas veces nos olvidamos que detrás de esta máscara se halla otro persona … el tú auténtico. ¿Pero quién soy yo realmente? ¿Hago con mi vida lo que realmente me gusta? ¿Me gusta mi trabajo? ¿Lo paso realmente bien con mis amigos?

Mascaras

Desde el momento que dejamos de ser el niño inocente y espontáneo (que todos hemos sido), integramos en nuestra colección de personajes aquellos papeles que nuestros padres nos dan, adoptamos lo que nuestros amigos nos aconsejan, aceptamos lo que los educadores nos imponen y especialmente lo que la sociedad (televisión, revistas, etc) nos imprenta … y es más que probable que una vez que llegamos a la edad adulta ya hemos olvidado quién somos de verdad y cuales son nuestros auténticos deseos.

Desde este momento viviremos en la apariencia. Seremos una suma de todas aquellas cosas que nos han imprentado … guapas/os como en la publicidad, bien educadas como desean nuestros padres, cultos y inteligentes como nos enseñaron los profesores. Escondida en la profundidad ha quedado nuestro niño, nuestro auténtico ser. Nos da pánico mostrar nuestro niño a los demás porque creemos que es feo, que hará cosas que los demás no aprueban. Pero a la vez sentimos atracción y nostalgia hacia este niño y hacia estos gustos y deseos que hemos sacrificado por el “bien comun” en algun punto de nuestra vida.

Aquí en España la mayoría de la gente acaba de volver de sus vacaciones de verano. En las vacaciones desconectamos de nuestra vida habitual. Dejamos el trabajo unas semanas, viajamos a lugares lejanos, conocemos gente nueva y dejamos nuestros “roles” .. Es un periodo perfecto para reflexionar sobre quienes somos de verdad y sobre que queremos hacer con nuestra vida.

Igualmente tú eres una de estas personas que ha llegado a la conclusión durante sus vacaciones que su vida no es lo que le gustaría que fuera .. quizás te habrás preguntado: ¿Qué puedo hacer para acercarme a mi mismo? ¿Qué cambios debería introducir? ¿Cómo puedo realizar mis deseos y sueños?

¿Cómo acercarme a mi mismo?
Pues el primer paso es darte cuenta que te has alejado de ti y desear acercarte nuevamente a tu ser real. Hazlo poco a poco, descubriendo lo bien que te sientes … siendo tú y haciendo estas cosas que tanto tiempo has dejado de hacer. Libérate de lo que no sientes como tuyo, ¡haz limpieza!

Te pueden ayudar preguntas como “¿Qué actividades me gustaba antes o cuando era un niño?” o “¿Quiénes eran mis amigos cuando pequeño?”. Te aconsejo recuperar aquellas cosas que te encantaba cuando eras pequeño. Puede ser un momento excelente para abrirte a algunas personas de confianza y compartir tus deseos de cambio. Cambios en tu vida privada, cambios en tu vida laboral ..

No será fácil ser nuevamente tú, necesitas ser valiente. Es probable que tendrás que romper con lo que “los demás” esperan de ti. Pero el premio será GRANDE, recuperarás a ti mismo. Ya no hará falta esconderte detrás de todas estas máscaras. A partir de este momento te sentirás libre y pleno, tendrás más fuerza, más vitalidad. Y podrás compartir esta nueva vitalidad con tus seres queridos y en tu trabajo ..

¡A por ello! :-)

A continuación un cuento titulado “Ser y Parecer“. Trata justamente de la apariencia y de respetar al ser auténtico. Utiliza la metáfora de una jaula con dos loros. ¡Buenissimo!

Un hombre que pasaba por delante de una tienda, vio que vendían allí dos loros, encerrados en la misma jaula.

Loro

Uno era muy bonito y cantaba estupendamente, mientras que el otro estaba en un estado lastimoso y permanecía mudo. El primero valía cincuenta wens y el segundo tres mil.

El hombre, asombrado por la diferencia de precio, le dijo al comerciante:

– ¡Déme el loro de cincuenta wens!
– Imposible, señor – respondió el vendedor.
– No puedo vender los dos pájaros por separado.
– ¿Pero .. por que?
– ¿Cómo explica usted semejante diferencia de precio?
– Pues el más feo cuesta infinitamente más que el más bonito.
– Y además no canta. Eso es absurdo.
– ¡Ah, no se equivoque usted, señor!
– El loro que encuentra usted feo es el compositor.

Fuente: cuento aportado por contarcuentos.com

Etiquetas: , , , , , ,

Escribe una respuesta