Programa de reducción de estrés… MBSR de 8 semanas ONLINE mediante video conferencia, instructor acreditado en vivo como en un aula real. Acceso desde cualquier país. Clase orientación gratis.

Son tiempos difíciles. La bonanza económica que duró un largo periodo se paró de repente en seco y a casi todos nos tocó adaptarnos a esta nueva situación con ajustes.

Esto ha sido así al nivel personal y también al nivel empresarial. Durante todo este tiempo hemos convivido con la palabra «crisis» a diario. Es imposible que pasa un día sin que te encuentras con la palabra «crisis» en su sentido negativo en la televisión, en los periódicos, en Internet o en las conversaciones con tu familia o con tus amigos.

Ok

Pero como todas las cosas la «crisis» tiene también su lado positivo.

La crisis requiere que revisamos nuestra situación y que volvemos a estar con los dos pies en el suelo. Hace que empezamos a valorar mucho más lo que tenemos. Una crisis nos obliga ser mucho más consciente de las elecciones que hacemos.

Nos hace plantear las siguientes preguntas útiles – tanto al nivel personal como al nivel empresarial – :

  • ¿Dónde estoy?
  • ¿Cómo he llegado aquí?
  • ¿Hacia donde quiero dirigirme?
  • ¿Qué pasos debo seguir para llegar hacia la nueva situación deseada?

Si logras responder a estas cuatro preguntas, tienes el plan de ataque no solamente para salir de la crisis, sino para empezar un nuevo ciclo con energia renovada y los objetivos más claros que nunca.

La siguiente leyenda muy antigua (de raíz hinduísta) nos enseña – en forma de una parábola de dos ratoncitos – que una crisis por muy duro que parece siempre pasará. Mantén la esperanza, haz tu trabajo lo mejor que puedes, responde a las preguntas útiles y no te rindes.

Dos ratones cayeron dentro de un jarro que estaba lleno de leche.

Dos ratones

Al ser el borde del jarro demasiado alto, quedaron atrapados en el recipiente y no les quedaba otra opción que nadar frenéticamente para evitar que se hundieron. Llevaban nadando más de dos horas cuando uno de los dos perdió toda esperanza y abandonó la lucha. Dejo de nadar y se ahogó.

El otro ratón estaba también muy cansado, pero decidió seguir luchando hasta el límite de sus fuerzas. Nadó y nadó sin descanso. Cuando ya no le quedaba fuerza alguna de repente la leche se convirtió en mantequilla y el ratoncillo, apoyándose sobre esta materia más sólida, pudo saltar por encima del borde y escapó.

Fuente: cuento aportado por contarcuentos.com