¿Aprendemos de nuestros errores?

El monstruo de la especulación inmobilaria ha devorado en España campos, costas, montañas y bosques … su apetito no tenía límites. Cacó entre otras cosas aeropuertos innecesarias, autopistas no acabadas, barrios inmensos fantasma y cientos de miles de casas muy...